Sin categorizar

12 propósitos saludables y realistas para 2022

¡Buenas viber! 2021 casi ha terminado y ¡te proponemos nuestros 12 propósitos para comenzar 2022 con el mejor pie, (y la mejor glucemia)!

Los propósitos no son deseos que esperamos que se cumplan… son compromisos, con nosotros y nosotras mismas para mejorar nuestra vida.

Los que nosotros te proponemos son fáciles, saludables y realistas, y son, básicamente, para educarnos en nutrición y en salud, en general, para obtener una mejor calidad de vida. Intenta llevar a cabo estos consejos y te aseguramos un 2022 lleno de salud, equilibrio y bienestar: 

  1. Aumenta el consumo de frutas

Las frutas son un grupo de alimentos muy versátiles en la cocina, ya que se pueden incluir en recetas tanto dulces como saladas. Además, aportan numerosos beneficios para la salud. Principalmente, estos alimentos son muy ricos en agua, por lo que son saciantes y favorecen la digestión. Por otro lado, su alto contenido en fibra mejora la salud gastrointestinal y cardiovascular. Y por último, están repletas de vitaminas y minerales.

‘Toma mucha fruta…’, ya lo dice la canción.
  1. Mantente activo durante tu día

La Organización Mundial de la Salud recomienda que demos al menos 10.000 pasos al día. Desde GlucoVibes vamos más allá y recomendamos aumentar el ejercicio físico en general. Esto no significa vivir atado a un gimnasio; hay pequeñas acciones que podemos incluir en nuestro día a día que nos mantendrán activas/os y que nos hará sentir mejor psicológica y físicamente. 

Te damos algunos ejemplos de pequeños hábitos para mantenernos activos y que a la larga nos pueden aportar muchos beneficios de salud: priorizar las escaleras en vez de el ascensor; dar un paseo después de comer (aunque solo tengas 10 minutos); cambiar los planes sentados por planes al aire libre; aparcar a mayor distancia de tu destino o bajarte una parada antes del transporte público; organizar una salida a la naturaleza al mes…

Mantener una rutina activa puede regular las cifras de presión arterial, mejorar la resistencia a la insulina y también ayuda a aumentar la autoestima, entre otras muchas cosas.

  1. ¡No tengas miedo a los hidratos de carbono!

Los hidratos de carbono son una fuente de energía indispensable, provienen de diferentes alimentos y son un macronutriente más al igual que las proteínas y las grasas. Lo que tenemos que tener en cuenta es la elección de estos alimentos y cómo consumirlos. Ya que siempre y cuando los hidratos provengan de alimentos frescos o de “buenos” procesados, a parte de aportarnos energía también nos aportarán otros nutrientes interesantes. 

  1. Consume verduras en todas las ingestas

Las verduras deben ser unas de las protagonistas de las dietas saludables. Son un grupo de alimentos rico en vitaminas, minerales y fibra, y además, tienen un alto poder saciante. Son capaces de proteger nuestra salud y es recomendable comerlas de todas las maneras: tanto cocinadas como crudas, en este último caso evitamos la pérdida de nutrientes.

Es muy interesante saber que consumirlas antes de los hidratos de carbono ayuda a aplanar la curva glucémica, lo cual nos ayudará a evitar tener muchos picos en nuestra curva, con sus consecuentes efectos adversos para nuestra salud.

Las verduras salteadas con especias son muy saludables y están deliciosas
  1. Descansa bien

La salud no solo se consigue comiendo de manera saludable: el descanso es igualmente importante para recuperarse y rendir mejor durante el día. Algunas acciones que puedes tomar para descansar mejor son: intentar irte a dormir siempre aproximadamente a la misma hora, evitar hacer ejercicio 2-3 horas antes de irte a dormir, evitar las comidas pesadas durante la noche y conseguir mantener un ambiente tranquilo y silencioso.

  1. Opta por consumir más alimentos de origen vegetal que animal

Aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres y derivados, semillas y frutos secos es considerado un gesto de alimentación clave en la prevención de enfermedades crónicas, obesidad y afecciones de salud mental. Si bien con esto no queremos decir que haya que dejar de comer alimentos animales, ya que el consumo de estos de manera equilibrada es saludable, hay estudios que coinciden en que la dieta óptima es la basada en vegetales, por lo que proponen cambiar la base de nuestra alimentación hacia el consumo de productos de origen vegetal y sustituir en gran medida a los alimentos de origen animal.

  1. Elige los alimentos naturales antes que los procesados y ultraprocesados

Cada vez nuestra dieta se basa más en productos ultraprocesados que en alimentos naturales. Intentemos que la base de nuestra alimentación sea la comida real, los ingredientes naturales sin intervención externa, los alimentos de toda la vida y acompañarlos con buenos procesados y optar por reducir los ultraprocesados. 

  1. Cuida tu salud mental

Aunque la alimentación sea un factor principal que incide en la salud no podemos olvidarnos de que no hay salud sin salud mental. Es por eso que tenemos que tener en cuenta que si nuestros hábitos alimentarios suponen una restricción en nuestra rutina, vamos por el camino equivocado.

La nutrición, aparte de salud, también nos debe aportar placer; hay que aprender a comer bien, de manera equilibrada y sin culpas. Nuestra alimentación no puede ser un impedimento para realizar planes que nos gustan por comer de más. Come de manera saludable, sé consciente del origen de lo que compras, y lleva una alimentación equilibrada, pero también sal de tapas, tómate esas bravas, peca con el postre y rodéate de gente que te haga sentirte bien.

  1. Mantente hidratado/a

La hidratación es algo de fundamental importancia para nuestra salud. El agua desempeña funciones que aseguran el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo como por ejemplo transportar y distribuir nutrientes, eliminar toxinas y regular nuestra temperatura corporal. Para acordarte de beber agua puede ser muy interesante tener siempre una botella a mano.

  1. Crea una rutina de horarios

Intenta establecer un horario de comidas y no dejes ninguna ingesta sin hacer por falta de tiempo, intenta darle la importancia que tiene al comer. Sé previsor y piensa que si no vas a tener tiempo para cocinar puedes tenerlo preparado de antemano. 

La organización es la clave
  1. Compra local y de temporada

Para favorecer la sostenibilidad y ayudar al medio ambiente, optaremos por consumir alimentos de cercanía y de temporada, en este punto, los alimentos están en su “mejor estado”, ya que, tienen el máximo sabor posible y se encuentran frescos. ¡Y también su precio es mas barato!

Además, para favorecer la economía local, intentaremos ayudar a los establecimientos pequeños y de nuestro pueblo/barrio.

La frutería de al lado de casa, la pescadería de barrio o la panadería de tu vecino son los mejores lugares para comprar
  1. Disfruta comiendo de una manera consciente

Para finalizar, deja de ‘pelear’ con la comida, no te machaques ni te sientas culpable por pecar en alguna ocasión. Lo importante es el equilibrio y la constancia. Te proponemos que escojas un buen entorno a la hora de comer, evita pantallas y céntrate en el plato. Presta atención a tus niveles de hambre y saciedad y come conscientemente.

Esperamos que este año cumplas todo lo que te propongas y sobre todo que disfrutes.

¡Que tengas un feliz y dulce año 2022!