Nutrición Salud

Plato Saludable

¡Hola Vibers! En el blog de hoy queremos hablaros de una herramienta para planificar mejor las comidas: el Plato Saludable

Hoy en día existen muchos tipos de guías alimentarias, cuyo objetivo es proporcionar información alimentaria a la población. Una de las guías más conocidas, por no decir que la más conocida, es la Pirámide Nutricional. Sin embargo, el Plato Saludable se adecua mejor a las recomendaciones y es más fácil de utilizar. Por eso, vamos a enseñaros a interpretarlo y a ponerlo en práctica.

¿Qué ha pasado con la pirámide nutricional?

Estamos seguros de que conocéis la Pirámide Nutricional y de que la habréis visto en muchos sitios como guía alimentaria para saber qué alimentos o grupos de alimentos tenemos que comer.

Las primeras ideas de la pirámide fueron diseñadas en 1992 por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y posteriormente diferentes administraciones de otros países fueron tomando y adaptando esta iniciativa.

En 2004, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) sacó la primera versión de la ‘pirámide de la alimentación saludable’, actualizándola en 2015 y posteriormente en 2018.

Pirámide de la Alimentación Saludable

Todas las Pirámides Nutricionales diseñadas durante esos años comparten la idea de qué los alimentos o grupos de alimentos que tienen que predominar en nuestra alimentación son los hidratos de carbono (cereales, pasta, harinas refinadas, pan,…).

Además, incluyen las harinas refinadas, que principalmente están compuestas por hidratos de carbono y son pobres en micronutrientes (vitaminas y minerales), proteína y fibra. Por otro lado, no se le da suficiente espacio a alimentos nutricionalmente más interesantes como es el caso del pescado, huevos, frutos secos y lácteos. Y por último, se incluyen las bebidas alcohólicas, bebidas azucaradas y otros productos poco interesantes nutricionalmente como la bollería, el embutido o los snacks.

El Plato Saludable como alternativa a la Pirámide Nutricional

En 2015 la Fundación Australiana de Nutrición hizo un avance con la modificación y adaptación de la Pirámide Nutricional y mejora notablemente los puntos mencionados en el apartado anterior: potencia los alimentos de origen vegetal y no incluye los que no deben estar en nuestra alimentación, como podéis ver en la siguiente imagen.

Pirámide Nutricional

Sin embargo, la Escuela de Salud Pública de Hardvard da un paso más y crean el Plato Saludable, dándole un aspecto más aplicable a la herramienta, con el objetivo de facilitar a la población poner en práctica dichas recomendaciones, mejorando la información de la pirámide.

Esta nueva guía ‘ya no’ se basa en cantidades, sino en cómo distribuir las comidas, utilizando un plato, como indica el propio nombre. Se centra principalmente en educación alimentaria y salud global.

En el plato se representan las porciones de grupos de alimentos, en vez del ‘tamaño de las porciones’.

Como podéis ver en la imagen, el Plato Saludable se divide en 3 partes:

  • 50% Verduras y frutas: cuanta más variedad y color mejor. La patata no entra en este grupo.
  • 25% Hidratos de carbono: arroz, pasta, patata, pan, avena, quinoa… Deben ser mayoritariamente integrales.
  • 25% Proteína de Calidad: pescado, carne, huevos, legumbres, frutos secos… Se debe limitar el consumo de carne roja, embutidos y carne procesada.

Además, la guía indica que la bebida debe ser agua, evitando las bebidas azucaradas y reduciendo el consumo de lácteos y zumo.

También se dice que se deben utilizar grasas saludables, como el aceite de oliva o el aguacate, y evitar las grasas trans. Asimismo, se menciona el ejercicio físico, recomendando mantenerse activo/a durante el día.

No es necesario distribuir las comidas en un solo plato, se puede tomar un primer y un segundo plato respetando las proporciones mencionadas. El objetivo es que las ingestas a lo largo del día puedan representarse en un plato como este.

A raíz de esta nueva guía alimentaria, han ido saliendo adaptaciones según diferentes tipos de alimentación, como la vegetariana, vegana, sin gluten…

¿Cómo lo podemos aplicar?

A continuación, os dejamos unos ejemplos sencillos de cómo podríamos distribuir nuestras comidas y cenas siguiendo las proporciones del Plato Saludable. 

Ideas comidas
Ideas cenas

Conclusiones

Las guías alimentarias se crean con el objetivo de ayudar a la población a comer de forma saludable, de manera que podamos obtener los nutrientes necesarios para mantener una buena salud. 

La pirámide nutricional ha sido hasta hace pocos años la guía más utilizada, sin embargo, tiene ciertas limitaciones, siendo la principal poner en la base los hidratos de carbono y no las verduras y frutas. Debido a ello, se ha creado otra herramienta más visual y fácil de aplicar: el Plato Saludable, que además de aportarnos consejos, nos orienta para ponerlos en práctica. El plato se divide en 50% verduras y frutas, 25% hidratos de carbono y 25% proteína de calidad. 

Hay muchas formas de hacerlo, y ahora que ya habéis aprendido a llenar vuestros platos de forma saludable, ¡a ponerlo en práctica!

Referencias